7 de febrero de 2011

Migas villarejanas

Migas villarejanas, este plato es un pequeño ritual en mi familia. Dedicado a mis tios Aurelio y Amparo expertos"maestros migueros" que nos reunían en torno a una sarten gigante con su trebede y cuchara en mano disfrutábamos de este plato tan exquisito que lo mismo se comía a las 8,00 de la mañana como a mediodia. La versión de mi tio Aurelio era con pan de Carpio de Tajo, pero no de cualquier panadería, no señor, teníamos que ir a una que había junto a la iglesia, con cualquier pan las migas no sabían igual, eran diferentes. Luis Miguel y Jesús eran expertos en aplastar la cuchara con el lateral de la sarten para coger mas cantidad, de todos se aprende algo, menos viajes a la sarten, mas migas en la boca, mi tío Salvador meneando su bigote, que no se le ve la boca, parecía que no comía, pero no veais...eso si traía el vino de su propia cosecha, una maravilla!!!...y después de todo esto pasábamos el día como podíamos...Uhmmmmmmmm que tiempos!!!!
Quede claro que apostillo, villarejanas, no manchegas, ni de cualquier otro lugar...villarejanas.

Las que sobran sin tropezones, por la noche con leche...


Ingredientes:

Pan de pueblo.
Panceta.
Chorizo.
Ajos.
Pimiento verde.
Morcilla.
Magro de carne.
Un buen vino tinto.


Preparación:

1.- Cuando el pan este asentado de varios días, hacemos las migas. El proceso de hacer las migas es cortar el pan en un sentido vertical haciendo hendiduras separadas aproximadamente unos 5 mm y luego y luego los mismo pero en sentido horizontal, así hasta acabar con el pan o panes, dependiendo de la cantidad de comensales.
2.- Realizadas las migas con mucho cuidado vamos humedeciendo y envolviendo mucho, no deben de quedar empapadas, si humedecidas..
3.- En una sarten grande con aceite freímos el acompañamiento que vamos a tener con nuestras migas, lo hemos detallado al principio de la entrada, varia dependiendo de la casa en la que se realicen las migas, en la nuestra es como hemos puesto en ingredientes. Reservamos.
4.- A continuación procedemos a finalizar las migas, esta finalización realizamos el ultimo proceso de humedecer lo hacemos con tomate triturado, con mucho cuidado, solo para dar el toque a tomate, no pasarnos.
5.- Retiramos el exceso de aceite de la sarten y procedemos realizar las migas, deben de quedar en el punto justo de tostado...deben quedar sabrosas.
6.- Acompañamos de un buen vino, recomendaríamos un buen tinto en este caso un "Syrah del Marques de Griñon" elaborado a partir de los viñedos de su finca en Malpica de Tajo.







17 comentarios :

  1. Un buen plato de migas y en este tiempo es una de las mejores comidas que puedes tener encima de la mesa.

    Estupendas. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es foto vista desde arriba invita a meter cuchara, desde luego,
    Nunca he probado las migas, si lo hice no lo recuerdo. Por aquí no son típicas, no las comes en ningún sitio y mis viajes por el centro de España son escasos a nos er para ir a Madrid.
    Y mira que tenéis buena gastronomía...
    Besinos

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las migas, las hago a menudo, pero veo que les echáis tomate antes de acabar de cocinarlas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. se ven ricas, ricas. He intentado meter la cuchara, pero nada.
    Beso

    ResponderEliminar
  5. que buenas migas, me encantan, me anoto la receta

    bss

    ResponderEliminar
  6. Que me gustan las migas!!!! Y estas villarejanas tienes muy buena pinta!!!! el otro día, aquí en Sevilla, en la carretera de Utrera, estuvimos comiendo en Casa Tomás unas migas servidas con mandarina, uvas y rabanitos, además de con sus choricitos y demás condimentos tradicionales. Nunca lo había visto. Me confirmaron luego que así se comen por no sé dónde...en fin, que la combinación que en principio era inaudita resultó deliciosa!

    ResponderEliminar
  7. Te han quedado de lujo. Yo no las he hecho nunca, pero me encantan, mi madre las hace riquísimas y me dijo como las hacía, pero ni lo apunté ni probé a hacerlas.
    En fín, copiaditas quedan las villarejanas, que se ven buenísimas.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  8. Sobre estas deliciosas migas os dejé un comentario en "feisbu". Lo complemento con lo del vino.Buen vino y como anécdota valga la que me ocurrió con este Syrah. A un amigo le regalé una botella y después de bebersela dijo que ese vino era para comer chorizos y morcillas. Acertó pues es un vino con mucho cuerpo, como dicen en el pueblo ,recio.Tuve la suerte de probarlo de la barrica con el Marqués antes de comercializarlo. Pero las migas... ¡extraordinario plato!

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que las migas me encantan y esas tienen un aspecto delicioso. Yo las hago mucho en mi pueblo, pero tu les pones ese toque de tomate y no me imagino como sabran. Me encantaria probarlas!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Migas!!! ¡La de dias que hace que no he comido!!!. Yo las hago sin pimiento pero me la apunto para la proxima

    ResponderEliminar
  11. Hola, entro por primera vez en tu cocina y no será la ultima.
    Que de tiempo hace que no como migas, y mira que nos gustan a mi hijo y a mi.
    Las he comido muchas veces pero muchas, pero siempre las ha hecho mi abuela cuando vivia y luego mi madre, asi que me copio tu receta con tu permiso.
    Un besito y feliz semana

    ResponderEliminar
  12. A mí me enseñaron el truco de aplastarlas con la cuchara, por que era muy pavona y se me caían, les di pena. Ahora se arrepientes que tengo un vicio que creo que soy como tu tio Salvador.
    Y por supuesto a desayunar las migas canas, las que van con leche.
    Me ha encantado tu entrada, y las migas villarejanas ni te cuento!
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Casi me haces llorar, alguien mas conoce las migas canas, jajajajajaja, mi mujer me dice que estoy loco cuando comento las recetas autóctonas de mi tierra. Muchas noches en mi juventud, algún día pondré esta entrada, mi abuela en una ollita pequeña y lo justo de aceite me freía unos ajos picados, a punto de estar dorados añadía unos coscurros de pan del día anterior, pizca de sal, dejaba enfriar y leche pura de vaca....Uhmmmmmmm, un manjar digno de Dioses....Eso en mi pueblo es la sopa cana, en Andalucía es otra forma de hacer, por eso me ha echo ilusión lo de las migas canas. Muchas gracias por el comentario y por tus entradas en tu blog, me parece muy buen blog y mejor cocinera.
    Besos Chelo desde Aljaraque.

    ResponderEliminar
  14. migas!!!!.....como me gustan...con el pan que sea!!!, a mi cualquiera me vale!!!
    tengo que hacer un dia de estos...me inspirais!!!
    mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  15. Chicos cuando tengais un rato pasaros por el bazar.
    Un plato de lujo, de los de verdad.En Extramadura imaginad lo que significan las migas
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Me encanta estas migas..yo las hago casi igual, también están muy ricas con chocolate,soy nueva en tu blog,me quedo un bs

    ResponderEliminar
  17. Que ricas, si es que sean de donde sean están buenas, mi madre las hacia como habeis visto en mi entrada, pero en el pueblo se han hecho mucho con torreznos y choricito, que para eso estamos en la linde con Badajoz y allí el ibérico de bellota no tiene que envidiarle a ninguno de otro lado jejeje (por ejemplo Jabugo, Aracena etc...). En mi tierra no se puede competir en cantidad pero en calidad está reconocido en todo el mundo. Lo que no habia oido nunca es lo de la salsa de tomate, eso es totalmente nuevo para mi, pero estoy segura que le dará un toque muy bueno.
    Las que sobran en casa con café y se me olvidó poner que obligado el platazo de aceitunas machacás por mi padre y aliñás por mi madre con una cosa que se llama Almoraú y que no es otra cosa que tomillo de monte silvestre, complicado de consequir en Sevilla por no decir imposible pero algo sublime con las aceitunas, ah la bota de vino de mi padre que se me olvidaba jajajaja

    ResponderEliminar